¿Qué importancia tiene el líquido de frenos?

Para Autocompara Seguros Porque, como siempre, el tiempo para cambiar el líquido de frenos depende de varios aspectos, como la naturaleza del vehículo, sus condiciones, las eventualidades, Sin embargo, se entiende la preocupación por el tema porque es uno de los componentes más importantes en los autos de este líquido depende del buen funcionamiento, los cuales a su vez cargan con una gran responsabilidad encima, como todos sabemos, el hecho de que nuestro automóvil no presente fallos no significa que no tengamos que hacerle nada, al contrario, si queremos mantenerlo en perfectas condiciones teniendo siempre un buen rendimiento de todos sus sistemas entonces debemos darle ese mantenimiento preventivo, el cambio del líquido de frenos entra dentro los primeros mantenimentos de mayor importancia a fin de asegurarnos una buena eficacia de frenado en las múltiples circunstancias que encontramos cundo estamos circulando en la ciudad

En Autocompara Seguros como lo hemos dicho anteriormente el líquido de frenos es el medio que se utiliza para trasladar la presión de frenado que se ejerce sobre el pedal de freno hacia cada una de las bombas auxiliares que se transmite sobre las ruedas, es algo básico que si no existe liquido no habrá presión en los circuitos de frenos, debido al gran esfuerzo y temperaturas a los que son expuestos los frenos se hace importante siempre las constantes revisiones periódicas de este sistema, una fuga en tuberíasn o bombas auxiliares podría provocar en minutos  que los frenos no reaccionen impidiendo detener el automóvil.

 

En Seguros Inbursa Autos el líquido de frenos es importante, porque como todo fluido se consume. Al igual que los demás fluidos del carro, se evapora con el tiempo. No obstante, esta no es la principal razón por la que se reduce en el auto. Eso, de hecho, está más bien asociado a un desgaste de otras piezas. Un descenso anormal de líquido de frenos puede ser consecuencia de un desgaste de las pastillas de freno (deben de ser cambiadas regularmente), lo que genera espacio en el conducto de frenos, produciendo una bajada de nivel en el líquido. Esto, obviamente, conduce a la necesidad de cambiar el líquido de frenos.

En el sistema de frenos de un coche hay tres elementos que hay que revisar y cambiar cada cierto tiempo:

– Las pastillas de freno, o las zapatas, según sean frenos de disco o frenos de tambor. A partir de unos 30.000 km pueden estar desgastadas y listas para cambiar, y conviene echarles un ojo (habrá a quien le duren más o menos). El desgaste de las pastillas se suele ver con relativa facilidad, pues se puede ver el espesor del material.

– Los discos de freno. La fricción entre la pastilla y el disco de freno no solo gasta la pastilla, también desgasta el disco. Lo habitual es que el disco dure más que la pastilla, pero a partir de unos 60.000 km conviene también echarles un ojo (de nuevo habrá a quien le duren más o menos). El desgaste de los frenos también se puede observar a simple vista, pues el disco se va adelgazando.

– El líquido de frenos. Este es un componente que se cambia en el plazo que indique el fabricante, normalmente se recomienda hacerlo cada dos años. Lo que suele suceder es que va acumulando aire o incluso aire, y eso merma su eficacia, además de que el líquido se puede ir degradando, por ejemplo por la temperatura a la que trabaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *